Make your own free website on Tripod.com

________________

Que significa ser ...el feliz propietario de un pastor alemán ?

¿Que puede significar para muchas personas, que como nosotros, los ovejeristas, vivimos junto a, comemos hablando de, e incluso dormimos soñando con ...nuestro pastor alemán ?.
Quizás las personas que se auto consideran normales digan que nos falta un tornillo o algo no nos funciona bien en nuestro mecanizado cerebro a la hora de hablar o pensar en nuestro hobby preferido, en especial cuando lo hacemos con personas que sienten la misma necesidad de hablar de perros y al igual que nosotros lo hacen a toda hora y en cualquier lugar.
Pero en realidad no es que nos falta algo, no nos falta nada, lo tenemos todo, incluido el incondicional apoyo que nos brindan nuestras familias en general, al compartir esta aventura maravillosa de caminar por la vida junto a nuestros queridos perros ovejeros, debo pensar sin temor a equivocarme que lo mismo les debe suceder a los fanáticos de otras razas.
Porque el llevar adelante esta locura hermosa que es el amar y ser amado por nuestros perros, tiene implícito el sabor secreto y dulce de tener a alguien que nos espera siempre luego de un viaje o que nos saluda al vernos en las mañanas como si hubiesen pasado siglos desde la última vez que nos vimos, parecería comprender lo que nos pasa por el alma asintiendo con su actitud y su mirada, vaya Dios a saber porque, con un obligado e injusto silencio, compartiendo nuestras alegrías y nuestras tristezas de la misma forma que nos acompaña en las situaciones más cotidianas de nuestras vidas, simplemente estando echados a nuestros píes y sin pedir a cambio nada más que una caricia de nuestras manos o un mimo con nuestra voz.
Analizando mi relación con ellos, que data desde mi más tierna infancia, nunca supe en realidad que era lo que me impulsaba a acercarme a cualquier perro que en la calle me echaba una de esas expresivas miradas, tampoco supe jamás por que me aceptaban sin mediar absolutamente nada y simplemente se dedicaban a caminar detrás mío e incluso se metían en mi casa, para desesperación de mi querida madre.
Debe existir alguna explicación, quizás los que llevamos muy adentro este tema de los perros, lo hayamos sido en alguna vida anterior, idea que nos empuja a estar más cerca y a comprender en cierta forma lo que son y que significan en la vida de las personas.
Después de todos estos años de disfrutar de su compañía, pienso que hubiesen merecido tener, más allá de sus muchas virtudes, el don del habla, porque hallo más sabiduría en ellos que en muchos humanos que conozco y aunque tal vez no hablen como nosotros, quizás no sea necesario, pues de poder hacerlo, hubiesen perdido la intensa expresión que los caracteriza y el halo de misterio que envuelve su mirada.
Que puedo decir de los intensos momentos de fuerte camaradería compartidos, durante el cotidiano trabajo de adiestrarlos o entrenarlos, que persona sería capaz de describir las sensaciones que se sienten al obtener cosas de estos seres, durante el constante dar y recibir que implica además el jugar en algún rato libre, cuando nuestra estresante existencia nos lo permite.
El buen trato, más una enorme dosis de amor y cariño en la relación hombre - perro, permite percibir a ambos la clara armonía que surge de una relación así, favoreciendo el desarrollo de una gran predisposición de parte de ellos y el incremento de una mayor sensibilidad de parte nuestra, cualidad o virtud, que está al alcance de quien sepa descubrir las llaves de un recíproco e interminable sentimiento, que yo definiría como de felicidad o por lo menos un feedback que se le parece bastante.
Buceando en la profundidad de sus inquisitivas miradas, cuando sus ojos se reflejan en los nuestros, tal vez tengamos la fortuna de detectar como hacen para gozar los más cortos instantes en nuestra compañía y a lo mejor nosotros actuando a la recíproca, aprendamos que este es el poderoso impulsor de esta pasión que nos domina y satisface y nos insta a quererla más aún.
Este sentimiento que aparece en nuestro interior cada vez que nuestro perro se ríe con nosotros y nos mira como si fuésemos la octava maravilla del mundo, uno se pregunta y me pregunto porque viven tan poco, porque ese es el único daño que ellos, maravillosos seres, sin quererlo nos infligen al irse tan rápido... y también pienso como puede ser que haya gente que dice gustar de ellos y al mismo tiempo son tan crueles con estos increíbles seres que serían capaces de morir por sus amos a quienes se entregan totalmente.
Sería bueno de vez en cuando, que nosotros, hombres actuales y civilizados, detuviéramos un poco la velocidad de nuestras vidas aprendiendo a mirar a nuestro alrededor, así descubriríamos infinidad de bendiciones similares a esa fidelidad incorruptible, que se ofrecen a nuestro alcance, como los árboles, los pájaros, el rocío de la mañana, los olores y colores del amanecer, nuestra salud y la de nuestros hijos, nuestro trabajo, etc .
Lo mismo sucedería con estas increíbles sensaciones que se descubren simplemente retribuyendo lo que ellos, nuestros mejores amigos, nos entregan día a día: su amistad, que debiera ocupar sin dudas un lugar especial, ubicándose tranquilamente en la categoría de las cosas sencillas y necesarias que rodean la vida de muchas personas.
Al acompañarlos cuando llega el momento de su maternidad, uno se da cuenta de lo torpe que puede ser el hombre moderno si no es capaz de captar, lo que está a punto de presenciar, una ceremonia calcada desde hace miles de años y que la Naturaleza se ha encargado de perpetuar en los genes de nuestra amiga, que acepta pacientemente nuestra presencia cuando el ritual tantas veces producido se vuelve a repetir y el milagro de la vida, una vez más nos regala unos manojitos chillones de carne y pelos que se convertirán con el tiempo en la continuación del incondicional ser que nos ama a pesar de nuestros enormes defectos.
No me pregunten el porqué y el como de estas elucubraciones, pero creo, sin temor a equivocarme, que en algún momento todos deberían tener la necesidad de hacerlo como una forma de reconocer y analizar en lo profundo del alma, lo desaprensivo e injusto que el hombre suele ser con estos seres que alegran nuestra vida plagada de innecesarias ambiciones.
Entre las muchas faltas que el hombre suele cometer contra su amigo, la más habitual y cotidiana tiene que ver con su adiestramiento se suele decir que existen tantos métodos como adiestradores hay en el mundo y vaya mi respeto incondicional hacia todos los que consiguen resultados, sin castigos y maltratos innecesarios, pero la contrapartida son los audaces que se llaman a sí mismos adiestradores y dicen ser promotores de infalibles métodos de entrenamiento .
He visto a muchos de estos señores al aplicar sus métodos en campos de trabajo y en alguno que otro lado que no viene al caso mencionar, cometer gruesos e insalvables errores, entiendo que en forma inconsciente algunas veces, evidentemente devenidos de su absoluta falta de conocimiento, aunque la mayoría de las ocasiones se derivan de su impotencia por el poco oficio que ostentan y dudo que sean conscientes de ello.
El resultado es que terminan martirizando al ser que están entrenando y de quien dicen ser sus amigos, lo peor es que están creando las bases para accidentes como los que a diario vemos en las páginas policiales, llegando incluso al colmo de tirar por la borda todo su trabajo, luego de perder la paciencia entrando en una espiral de ira que solo se detiene cuando ya es tarde.
El entrenador, luego que todo ocurrió descubre a veces, que el único culpable es el mismo y no su sufrido pupilo, obligándose a inútiles arrepentimientos por los injustos e injustificables maltratos propinados en esos arranques de bestias propios del ser humano, más allá de las imborrables marcas que a nivel psíquico quedan para el pobre perro.
Por eso opino que el entrenador o adiestrador profesional tiene seguramente como una de las responsabilidades más evidentes, el cumplir con su trabajo en función de lograr sujetos aptos para la convivencia con la sociedad, responsabilidad que, si bien parte inicialmente de la base de criar individuos emocionalmente estables, condición sine qua non, para considerar al perro, nuestro mejor aliado, es aquella la determinante fundamental del método usado al entrenar.
Los problemas de angustia y soledad que rodean a esta sociedad enferma de envidia e innobleza y falta de valores esenciales, tienen en el perro una verdadera terapia alternativa, es verdad que todos los males que nos aquejan no se van a solucionar de esta forma, en el terreno de la ayuda humanitaria, el perro se ha convertido en un excelente catalizador, entregando efectivos resultados que se han comprobado científicamente y que día a día van sumando mayor cantidad de adeptos a su uso.
La ciencia ha descubierto además que los perros, son capaces de despertar profundos sentimientos en aquellos que padecen además de los mencionados problemas de angustia y soledad, consideradas la principal enfermedad de nuestra civilización, incapacidades severas de todo tipo, como autismo, senilidad, oligofrenia, hemiplejías, ceguera, etc, convirtiéndose en muchos casos en la única salida de quienes sufren estas terribles enfermedades.
El simple hecho de reconocer los mencionados valores esenciales que nuestro amigo nos brinda a lo largo de su existencia como la lealtad, la fidelidad, la nobleza, el culto a la amistad, el valor y otras virtudes que todos conocemos o debiéramos conocer e incluso adoptar, casi seguramente al hombre no le vendría mal, intentar mejorar su propia condición humana a partir de tratar de parecerse un poco a su mejor amigo.
Todo lo enunciado hasta ahora, que es simplemente lo que cualquier persona con apenas un poco de sensibilidad y capacidad de análisis y observación puede concluir en su condición de amante de los perros y en mi caso, del pastor alemán, me empuja obligatoriamente a hacer otra serie de reflexiones que son necesarias a partir de considerar, desde otro punto de vista a la raza, basándome en la importancia que se deja traslucir a través de todos los sentimientos y sensaciones que nos despierta y produce la convivencia con nuestros propios perros, sin perder por ello la objetividad necesaria.
Partiendo de la cada vez más acuciante y extrema necesidad de parecer esbeltos y delgados y de que solo los lindos y hermosos tienen cabida en este mundo, llego a la conclusión de que en realidad vivimos en una sociedad que rinde culto a la belleza externa y en donde los valores internos pasan totalmente desapercibidos; en razón de ello cuando en alguna ocasión, hablando de nuestro tema favorito, escucho algunas expresiones como : " mira que grupa " o " que excelente tren anterior " o " que buena línea superior " y tantas otras expresiones parecidas, descubro que lo enunciado al comienzo del párrafo, se aplica no solo a las personas sino también a nuestros pastores, a través de apreciaciones que si bien tienen un trasfondo técnico y me parece muy bien que lo tengan, por lo general son de tipo superficial o vacíos de contenido.
Que puede tener de lindo un ejemplar que solo lo es externamente y en su interior no tiene absolutamente nada?, y no me refiero solo a la descripción enunciada al principio de este escrito, sino a valores intrínsecos y fundamentales que fueron impuestos por el padre de la raza cuando se decidió a llevar a la práctica las características que en su mente se anidaban, dando forma al perro más famoso del mundo

moderno y que con el tiempo y debido a factores extremistas, propios del hombre , devino en lo que actualmente se identifica en muchos casos solo por su aspecto exterior.
Además soy un convencido que si bien nuestros ovejeros deben poseer todo lo necesario para poder ser considerados animales de utilidad, es importante también que la gente que defiende a ultranza el adiestramiento debe entender que no nos sirven por más útiles que sean, “ mesas con patas “ y deberían abocarse a la tarea de criar y seleccionar sus ejemplares, pues esta será la ayuda más importante que le den al sector que aman.
Para los que admiramos al pastor alemán desde todo punto de vista, tanto en su belleza exterior como en su funcionalidad interior, esto representa una honda preocupación, que no nos deja en paz, no solamente y vuelvo a repetir, por todo lo que su compañía o presencia junto a nosotros implica o proporciona, sino por los muchos ejemplares que por más lindos que sean no merecen llevar el nombre de la raza que identifica a " el perro " por excelencia.
Ambas cosas representan una preocupación de muchos ovejeristas que crían bien y en forma consciente, pero debiera sin embargo, serlo con más fuerza y decisión, de algunos otros criadores que no reparan en lo que hacen a la hora de criar en forma no muy acertada con sus ejemplares, quizás algunos lo hagan porque desconocen lo que deben hacer y a otros pocos no les importe, lo primero es fácil de solucionar, pues simplemente con asesorarse con los organismos técnicos que correspondan o estudiar las líneas de sangre que pueden aportar lo necesario es suficiente, pero en el segundo caso ya es más grave, y esta es la pauta que los responsables deberían estar atacando con más ahínco .
La SV, conoce de sobra este problema que aqueja al ovejero alemán moderno, su presidente Herr Peter Messler se ha puesto en marcha, intentando corregir las desviaciones producidas en algún sentido, aconsejando a sus similares de todo el mundo a través de directivas que implican el seleccionar a sus reproductores con distintivos de adiestramiento, dándole con ellos la prioridad a valores abstractos y fundamentales que componen la raza: temple, valor, espíritu de lucha, estabilidad emocional e instintos bien equilibrados.
A todo esto, la SV está seleccionando, exigentes pruebas mediante, a reproductores que tengan en sus pedigrees , antecesores con Sch H 3 hasta la tercera generación y de líneas de adiestramiento , sin olvidar las consabidas dotes de belleza a través de los tan buscados y mentados parámetros de adecuada proporción y tamaño, comenzando a dejar de lado ejemplares con huesos excesivamente largos, altos y en particular faltos de buen temperamento.
No puedo decir aquí y ahora, si esto resultará o no, tampoco puedo colegir si todo esto no tiene que ver con factores políticos que se mueven en la SV, pero creo que se le podría dar a esta iniciativa, un voto de confianza hasta comenzar a ver los resultados de semejante emprendimiento en pos de mejorar el actual estado de nuestro pastor .
Algo muy importante a tener en cuenta, es que aún existen en Alemania y en la Europa del Este, criadores que han mantenido la esencia original de la raza, a través de los criaderos de líneas de adiestramiento .
Lástima por los casi 2000 ejemplares de Alemania del Este que fueron apartados de la cría, en aras de beneficiar la raza, después de hacerlos pasar por más que rigurosos exámenes, que no aprobó la gran mayoría pues la anexión de los perros criados en el sector Oriental del país luego de la caída del muro de Berlín, hubiese producido, un detrimento en la calidad general del standard, justamente porque eran más funcionales que lindos .
Países como la República Checa, Eslovaquia, Bulgaria, Eslovenia, etc, conservan muchas líneas de sangre de los ejemplares que se usaron para cuidar la Cortina de Hierro, ejemplares que por supuesto no eran los ovejeros alemanes que conocemos, sino perros muy fuertes, de gran predisposición para el trabajo, acendrado espíritu de lucha y gran temperamento (velocidad de reacción a estímulos agradables o no), a lo que se sumaba una dote caracterial fundamental y necesaria como la agresividad .
En manos de los vopos fueron temibles armas debido al específico entrenamiento a que eran sometidos, por fortuna luego de la caída de los regímenes comunistas y gracias al aporte de los civiles que manejaron con gran habilidad la parte de sociabilidad, crianza y adiestramiento, estos ejemplares se fueron convirtiendo en importantes aportes al Schutzhund actual a través de la correcta manipulación de la parte genotípica de estos reproductores, esparciéndose por todo el mundo .
Los últimos Weltmeisterschaft de Lucerna 97, Boston 98, Baunatal 99, Wavre 00 y Maribor 01, que tuve la suerte de presenciar, mostraron justamente la eficiente calidad de estos animales, algunos de ellos negro y fuego, pero en su gran mayoría sables (grises) negros o rojos y negros tapados con patas rojas, (tipo Lierberg) con un aire al mítico Horand V. Graffath en sus dotes intrínsecas y que si bien algunos no son tan espectaculares en su belleza como un Wienerau, basan su espectacularidad en una correcta y mediana anatomía sin excesos que se manifiesta en una llamativa actitud y funcionalidad al trabajar en cualquiera de las secciones del Sch H3 .
Lo primero que se puede ver en un pastor alemán de este tipo es la forma de mirar que tienen a través de sus oscuros ojos dando origen justamente a lo más bello: su noble expresión, que sin lugar a dudas me produjeron la misma admiración que trasuntan mis palabras al principio del escrito.
En el sentido de la atracción social por el hombre, se ha producido un cambio positivo y son en general ejemplares totalmente sociables y equilibrados, lo cual significa que algunas de sus virtudes más destacables, unidas a las otras mencionadas más arriba, nos van acercando cada vez más al standard con las sabias dotes que le imprimió el Herr Capitán con las ventajas del hermoso perro actual .
Esta tendencia es la que el mencionado Messler intenta, a través de severas pruebas que se están verificando en los últimos sieger alemanes de crianza, hacer comprender a los criadores que se encuentran en ambos extremos, que deben transitar el cambio hacia un justo equilibrio ubicado a mitad de camino de esas puntas extremas, en síntesis, lo que pretende (pienso yo) el presidente de la SV, según reza su discurso, es que haya un solo ovejero alemán que reúna belleza y funcionalidad en partes absolutamente iguales, o sea que volvamos a ver ejemplares de los denominados Golden Middle, tal como alguna vez lo fueron como Mutz Pelztierfarm, Eiko Kirschental, Uram Wildsteigerland, Lasso di Val Sole, Frei Gugge, Marko Cellerland, etc.
Quizás esto sea una utopía difícil de llevar a cabo, pero quizás también utopías mediante, el mundo cinofilo está comenzando a dejar traslucir la necesidad de algunos cambios .
La aparente coherencia demostrada por algunos de sus dirigentes en intentar retomar las primitivas directivas de las fuentes de las que jamás debimos dejar de abrevar, nos da una luz de esperanza a los que queremos seguir ostentando y disfrutar del orgullo sin límites que significa ser ...el feliz propietario de un pastor alemán .

Juan Adolfo Messina
Figurante y adiestrador
Socio vit. de POA N° 3429
_______________________________________¨___

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

____